Los sábados contienen los momentos más deliciosos de toda la semana, junto con el preludio del fin que comienza según yo desde la tarde del jueves, pero la mañana del sábado tiene un sabor incomparable a buen café y tiempo libre por delante, aun los pendientes que quedaron de la semana anterior o los que se adelantan a la siguiente parecen no significar esfuerzos extremos y nos las arreglamos para disfrutar el fin. Aunque cada semana tiene uno, de pronto esos cinco días intermedios son difíciles de sortear, las horas de conexión, las desveladas en línea ayudan a pasar los días sin necesitar horas y horas de hacer nada (lo siguiente más parecido pues) y son estos ratos de valioso esparcimiento los que nos permiten continuar.

El metaverso en toda su extensión sobre carga sus redes y tiende sus delicias para que en estos dos días y medio (contando la noche del sábado y la madrugada del lunes) el fin se alargue todo lo que se pueda y nuestros pixeles exploren otras situaciones más allá del Mouse visible, SL y los mundos sintéticos, todos estos universos paralelos que experimentamos en línea son un “juego de almas” y es la nuestra la que siempre nos pide regresar por más… liberémosla pues y nos leemos por ahí : )

Anuncios