Una declaración que implique que las implementaciones tecnológicas y logísticas relacionadas con la versión actual de Second Life aseguran su liderazgo en el terreno de los mundos sintéticos, no ha sido hecha jamás por personal de Linden Lab, su postura ante los medios es siempre medida, relajada, optimista pero invariablemente moderada, llevar a una empresa tecnológica a su punto de equilibrio no ha sido nunca tarea fácil; en una entrevista reciente con el CEO actual se comentaba incluso el tema de un posible IPO, a lo que definitivamente respondió “no por el momento”, cierta parte de la blogosfera asegura que los días de SL están contados, esgrimiendo argumentos al respecto de su usabilidad y sentido final, existe mucha gente que no encuentra comfort en la idea de una vida paralela y un universo simulado… ver y no tocar, saber y no sentir, escuchar y no oler, los humanos estamos muy apegados a nuestros cinco sentidos y queremos usarlos todos tanto como sea posible.

La barrera tecnológica es otra de las cuestiones, los anchos de banda, las computadoras poderosas y finalmente caras, el conocimiento básico no solo de Internet en general sino de interfaces tridimensionales y software especializado, “tu segunda vida puede resultar más complicada que la primera” afirman algunos y las páginas bidimensionales son más sencillas de entender y navegar, aunado a esto vienen los altos costos de implementaciones comerciales, las marcas que decidan invertir en un mundo sintético no tendrán retornos claros de inversión, los usuarios abandonan las implementaciones corporativas, la gente que juega no consume, los mundos virtuales como ejemplo específico e Internet en general como medio distan mucho de ser contemplados como verdaderas opciones de transmisión de mensajes y de asignación de presupuestos publicitarios… gastar para producir, invertir para ganar, implementar para utilizar, los financieros están muy apegados a las utilidades y quieren generar tantas como sea posible.

Este siglo, vio la luz al borde del pánico tecnológico, el Y2K se anunciaba como el verdadero Apocalipsis de la crisis moderna, Nostradamus fue incapaz de predecirlo pero todos habríamos de sufrir las consecuencias, las recomendaciones a finales de los 90 no eran “parrandear como si fuera 1999”, sin importar cuanto antes lo hubiera cantado el artista anteriormente conocido como Prince, el augurio era terrible y nada sería lo mismo después de eso, y finalmente nada lo fue, aprendimos a consumir más agua embotellada y la información permaneció intacta en los discos duros del mundo, muchos se fueron de fiesta y otros hicimos lo que solíamos hacer desde que comenzó a ser posible unos años atrás, navegar y vivir en línea. Casi una década después se antoja necesario buscar a aquellos financieros que aconsejaron invertir millones en medidas de seguridad para contrarrestar posibles catástrofes virtuales que no sucedieron, seguramente estos mismos que ahora son responsables de catasrofes nada virtuales que todos padecemos y nadie pudo predecir, nos queda felicitar a Prince por sus canciones y preguntarnos cuanto de lo que decidimos creer ha sido evaluado simultáneamente por todos nuestros sentidos. Second Life como el Alef de Borges, contiene en un solo punto todo lo que el mundo moderno tiene para ofrecer, con Internet de base y los demás medios de respaldo, significa el siguiente paso evolutivo en términos de manejo de información y convivencia social entre avinautas, no es la solución perfecta, pero ninguna lo es, y por ahora significa una verdadera alternativa para aquellos usuarios que gustan de explorar, que desarrollan su intelecto, ejercitan su diversión, que incluso están privados de alguno de sus sentidos o sus capacidades físicas, aquí se reúnen todos los individuos y organizaciones que comparten en medio de su diversidad un solo elemento en común, apostarle al futuro y entender que es necesario seguir avanzando.

Anuncios