El reto de la página en blanco es siempre uno de los más complejos, quizás por que nos recuerda otras cuestiones, quizás por que implica decidir, a caso por que requiere continuar y definitivamente por que incluye concluir, admitir y acumular, el registro de nuestra existencia se vuelve imagenes, texto, voz, se nos hace recuerdos de antes o de despues, de-javus sin tiempo ni espacio que estan siempre por ahi pero que cuando bajamos a letras cobran vida.

A unos pixeles de distancia, entre bits, a deshoras y con ganas, salen otras letras que confiamos esten renovadas y que definitivamente traen alimento nuevo y abrigan proyectos que aun no son pero sucederán… muchas letras ya, arrancando de a poco se llega hasta el final, sin prisa pero sin pausa, sin olvidar lo que importa y sin soltar lo que interesa.

Fase dos, hoy es hoy todo el dia y siempre hay mañana.

A jugar!

Anuncios